Las letras son una consecuencia de lo pensado y lo dicho

Las letras son una consecuencia de lo pensado y lo dicho

domingo, 12 de junio de 2011

20 Minutos

Por: Johanna Nazareno D.

¨Te mastaste en tu mejor momento y todavía no alcanzo a definir si el mejor
momento es el instante adecuado para morir o para seguir viviendo¨, le dijo Iñaki en una de sus páginas al Claudio muerto. Me pregunto yo: ¿Cómo es posible que a un hombre aparentemente feliz se le vaya la vida, y uno aparentemente triste, se la quede? Distintas maneras de vivir, distintas maneras de morir…

Claudio nunca pudo decir si lo que él quería era realmente, respirar aire o respirar tierra. Tal vez pudo haber deseado vivir para no haber provocado tanto dolor, tantas lágrimas volátiles, pasajeras y esporádicas por todo la capital llena de ecuatorianeidad; tal vez pudo haber deseado morir para no tener que ser testigo de que, su mejor amigo, pretenda no solo seguir a su misma novia, sino que a su misma muerte y a su mismo destino.
 ¨ He decidido seguir tu camino¨ se decía una y otra vez Iñaqui… ¡Pobre hombre que deseaba morir cuando el otro vivía tras cada línea escrita, tras cada letra, tras cada instante de confesión inútil al interior de un wáter!

¨Amistad que se jodió por no entender tú la muerte ni yo la vida¨ palabras dichas por un hombre vivo, pero cercano a la muerte; cercano a su propia auto-eliminación, a su propio exilio. ¿Qué habrá ganado al escribir una carta antes de su más próximo intento de acabar con su vida? ¿Más vida o más muerte? – le preguntaría yo, si pudiera, al Iñaqui suicida-.
Ésta historia del autor Quiteño Rafael Lugo, trae a mi memoria también a un ser muerto como Claudio… Tal vez no de un accidente de tránsito por culpa de un árbol; tal vez no en Quito, pero sí en Guayaquil; tal vez no de 19 años de edad, pero sí, de 32… Joven igual, que no se merecía morir…, como le decía Iñaqui a Claudio: ¨Un hombre evidentemente feliz¨.
Sé que su amor no era terrenal, era divino. Por eso partió desde la tierra, hacia ese lugar inalcanzable para el hombre yerro.

Yo también le escribí una carta a mi ser amado; y aunque, aún vivo en ese entonces, sé que nunca pudo leerla… Mi caligrafía de infante no pudo  llegar hacia él. No pudo llenarse nunca de mi inspiración, sin embargo mi  pluma escribió y escribió…

Seres que yacen bajo sus tumbas, pero viven cada segundo que son recordados porque se habla de ellos con ese propósito, para ser rememorados…a través de la pluma, a través de la mirada con dirección opuesta al sol; a través de las lágrimas que no se derraman, pero que están ahí; a través de los vagos recuerdos de la niñez, a través de las fotos del primer cumpleaños, a través de la última conversación que se pueda recordar, o través de la luz que le atribuimos a los ángeles de la guarda…

Todo cuenta…

Pero más, si se trata de la persona que supo darte vida y después de ese origen hermoso, se dio la muerte.

Y más aún, si no se tiene a ese ser vivo ya; pero que muerto él, sigue viviendo en mí…

(Solo que a diferencia de Claudio, seguramente él sí quisiera volverme a ver)

 Mi Padre.



sábado, 11 de junio de 2011

LA HISTORIA…

La felicidad lo pone nervioso por eso cambia los nervios por la infelicidad. Los ruidos le inquietan los sentidos, le hacen apagar las luces y abrir las cortinas. Su mente es un libro y una película. Su casa es él y él es ella. El silencio los atrapa a los dos. Los sofás están vacios. Su corazón también. Caminar a su lado es un suicidio. Su mente también. No tiene sonrisa, emula las que ve. No tiene coraje pero mata mosquitos. Se marcha  y no vuelve, y si vuelve, vuelve distinto. Bebe café, come pan, come queso y mermelada… solo.  Ronca, habla dormido, abraza y des- abraza. Habla solo mientras alguien lo escucha detrás. Grita, le gritan. Calla, se callan. Lo acusan de ser lo que no es. Ellos sólo ven lo que no es. El no deja ver lo que es. Él llora, él sufre, él se aflige, él se aferra, él no ama, él no quiere, él no odia. Le molesta el ruido, la guerra no. Es amo de casa, es filósofo, es un niño, es soldado. Juega a las escondidas y se esconde de él. No le importa si lo aman pero si lo odian, sí. Le tienen miedo y él teme de sí.  Su vida está hecha ceniza como las que guarda  en el cofre. Su padre lo vigila. Lo castiga. Está en la pared… No quiere casarse, no quiere ser padre, no quiere envejecer pero envejece, no quiere morir pero muere, no quiere ser cruel pero es cruel. Se reivindica. Se ratifica. Cuidado en la calle, ahí se revela. No se deja abrazar, no se deja enamorar; se niega a ella, se cierra de ella. Nadie lo ha visto desnudo. Ni ella. Pero lo ama. Alarga los minutos. Paraliza su rutina. Inmoviliza sus pies. Sólo debe estar ahí, quieto. Dormido o despierto. Es lo mismo. Lo calma. Lo descontrola. Pero lo ama. Él no. Juró no amar a nadie más. Juró llevarlo al altar. Juró hacerlo hombre. Él no se deja. Saltó de niño a anciano. ¿Y cuándo fue joven?  Saltó de niño a abuelo ¿y cuándo fue padre? Saltó de un juego a un karma. Saltó de un juego a una condena. Saltó de él a ella. Están esposados sin ser esposos. Ella sólo lo ama. Juró no amar a nadie más y lo cumple. Lo mira, la mira, se odian. Se duermen, juntos… Ella se va. Dice adios.

Qué más da conocerlo




Qué más da conocerlo. Sus pasos no están dispuestos a esperar a otros pasos. Se afana en estar solo y ella insiste en que no lo esté. Qué más da conocerlo si siente miedo de rozar su mano en su mano y por el mal gesto convertir la suya en aire. No entiende que no la aman. No entiende que al caminar sus dedos no se rozarán, porque él lo evitará. No entiende que no puede obligarlo a mirarla… 

Qué más da conocerlo si el tiempo no logra conquistarlo, no logra acariciarlo con la inyección de cuya sustancia ella está anestesiada. No logra penetrar en él. Sentada, abstraída de todo silencio, hay ruido en su interior. Pelea con su mente y su mente con ella, no logra verlo desde otra arista. Es él.

Qué más da conocerlo si su piel sólo responde al latido de los vellos de su otra piel; si su olfato sólo alcanza a oler de cerca lo que otros huelen de lejos. Qué más da conocerlo en el día cuando comparten la misma sopa; o en la noche cuando comparten la misma cena. No la culpo. Aprendieron a comer de allí a la misma vez el mismo domingo.

Qué más da conocerlo si lo que ella quiere no es realizable, no es alcanzable, no es apelable, no es negociable, no es dable. ¿Y qué es lo que ella quiere?

Qué más dará conocerlo un día de estos en el que ella se canse y no le importe ya que sus pasos vayan detrás y los dedos de aquel no la alcancen más.


Rosa Montero siente igual que yo o yo siento igual que ella

lunes, 25 de abril de 2011

EL PODER DE FACEBOOK







Las elecciones generales para designar a las dignidades del poder Ejecutivo y Legislativo de Perú se realizaron el 10 de Abril pasado. Entre los candidatos que obtuvieron mayor votación, y por consiguiente pasaron a la segunda vuelta electoral que se celebrará el próximo 5 de Junio, están: Ollanta Humala (31,72%) de la agrupación política ‘Alianza Gana Perú’ y Keiko Fujimori (23,46%) de la agrupación Fuerza 2011.
El día siguiente a las elecciones, el Diario El Comercio de Perú publica a la 01:13am un titular que dice: Gastón Acurio en Facebook: "Paren ya mismo esos comentarios racistas" Esas palabras provenientes de este chef peruano no hacían más que sentenciar todos los comentarios vertidos en internet después de revelados los votos de estos dos candidatos en la primera vuelta. El mensaje que el chef publicó en su muro de facebook fue: “Paren ya mismo esos comentarios racistas. Peor si vienen de quienes han tenido toda la vida tanta educación, tantas oportunidades, tanta suerte”. “Paren ya carajo”. El mismo día, este mismo diario peruano en su formato digital, a las 14:00 pm publicó una noticia con el siguiente titular: Grupos anti Humala y anti Keiko ganan popularidad en Facebook. La noticia daba a conocer que a través de la red social se estaban haciendo presentes cada vez más grupos opositores y en contra de estos dos candidatos a la presidencia de Perú. Y menciona páginas como: Humala no va a gobernar mi país- Cruzada antihumalista que hasta el día de hoy -25 de Abril- cuenta con 84.335 ‘ME GUSTA’ en facebook. Así mismo la cruzada antifujimorista ‘Keiko no va a gobernar mi país’ se hace presente en esta red social y hasta el momento contabiliza 21.105 ‘ME GUSTA’. Otro grupo más fuerte aún en el facebook denominado ‘No a keiko’ registra al momento 158.917 ‘ME GUSTA’.

El 13 de Abril este mismo diario, publica una noticia que titula: Elecciones y redes sociales mostraron el racismo en el Perú. La noticia empieza diciendo que “el racismo, uno de los mayores tabúes en la sociedad peruana, ha tenido esta semana una inusitada presencia pública a raíz de la reacción que el resultado de las elecciones ha provocado en las redes sociales de la Internet”.  

¿Cuál fue el papel periodístico de las redes sociales en estas elecciones?
Frente a este panorama, puedo inferir que el papel periodístico que jugaron las redes sociales ante este tema definitivamente fue el de generar opinión a través de ‘el comentario’ y -por supuesto- sacar a la palestra pública un tema del que, según la prensa peruana, no se hablaba. Los múltiples comentarios que circularon por facebook fueron cuestionados duramente por un chef peruano a primera instancia ‘en la red social’ pero inmediatamente un diario del país generó y circuló la noticia ante esta 'cruzada' cuando fueron publicados los detalles en sus páginas. Portales de España también se pronunciaron, así que la opinión fue local y también internacional. Tal como lo menciona el mundo.es: “El gran tabú peruano, al descubierto en las redes sociales”.
¿‘El indio’ o ‘La china’? ¿Se creó conciencia social acaso de esta realidad? ¿Ese no es también el papel de la prensa? ¿o solo es pura hipocresía?
¿Creen que crear un grupo en Facebook,  y pertenecer a él, es tener conciencia social?

sábado, 23 de abril de 2011

NATIVOS DIGITALES


Por: Johanna N.




¿En qué mundo vivimos actualmente? Sin duda en uno altamente tecnificado.
Nuestro estilo de vida cotidiano se ha volcado al hecho de estar ‘conectado’ y respirar ese oxigeno tecnocultural que nos ofrecen las redes sociales a las que estamos adscritos. “El mundo de hoy ya no se divide entre ricos y pobres, sino entre los que están informados y aquellos que han quedado fuera de estas tecnologías”. Esto último lo dice el chileno Lorenzo Vilches, catedrático de Periodismo en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona, quien publicó en 2001 el libro ‘Migración Digital’.
Muchos artículos que circulan sobre este tema hacen referencia a dos términos que forman parte de ese tipo de migración: los nativos digitales y los inmigrantes digitales. Los nativos digitales se caracterizan por tener conocimientos tecnológicos más avanzados porque nacieron cuando el internet ya existía; poseen una configuración psicocognitiva diferente, aman la velocidad cuando de lidiar con la información se trata. Les encanta hacer varias cosas al mismo tiempo, y todos ellos son multitasking y en muchos casos multimedia. Los inmigrantes digitales en oposición a los nativos (formándose así una dicotomía) son quienes nacieron en la era pre-digital y no conciben la polifuncionalidad como la conciben los milenaristas; tienen problemas de todo tipo para fundirse en interfaz con la computadora e introducirse a la navegación virtual.
Imaginémonos a ambas generaciones. Nativos: utilizan las mensajerías instantáneas con 10 ventanas abiertas, y 10 diálogos simultáneos en los cuales se comunican por fragmentos. Inmigrantes: tienden a llevar una “conversación” completa con una persona antes de pasar a otra, por ende, son lentos en la red ya que se trata de gente entre 35 y 55 años en adelante.
Pero el dilema no es la división de generaciones, ni las adjetivaciones, sino todo el peso que recae sobre los usuarios del internet y la segmentación que hacen del mundo entre lo real y lo virtual. ¿Hasta dónde son capaces de llegar tomando en cuenta que el world wide web no tiene fin?
Con todo lo dicho podemos hacernos una idea de que la web 2.0 está cada día en expansión y el planeta ya no concibe un mundo sin ella. Los estudiantes de hoy hemos cambiado de forma radical, y ya no somos los sujetos para los cuales ha sido diseñado el sistema educativo de siglos atrás. Y, además, algo muy cierto es, que esta época de lo fugaz, de lo efímero-la postmoderna-, nos permite ‘conectarnos’ o ‘desconectarnos’ de lo que nos ‘gusta’ o ‘disgusta’ de manera inmediata.
El cambio es la información y esta es nuestra nueva identidad. Yahoo, Hotmail, gmail, google, youtube, facebook, twitter, blog, windows live messenger, skype, blackberry, ipod y más.
Ya no nos basta utilizar la tecnología, nos la apropiamos.